Francia, la ruta de los castillos cátaros

 
 

Para quienes viajan a Francia un paseo que además de bonito y cultural les resultará inolvidable es el de la ruta de los castillos cátaros.

Un viaje que comprende en la parte sur del país el territorio que une Toulouse, Albi y Carcasota.

Hermosos paisajes esperan al viajero en la región de Languedoc, famoso históricamente por sus castillos y fortalezas donde caballeros medievales libraron cientos de batallas.

Los cátaros (brujos en francés) era una orden religiosa, de carácter gnóstico, que se encontraban protegidos por los señores feudales y vivían en sus castillos una existencia dedicada por completo al estudio religioso dentro de una visión propia sobre el tema.

Pero estos religiosos sufrieron persecuciones  siendo víctimas de todo tipo de confabulaciones políticas y de teorías de conspiración contra la iglesia católica, lo que dio la excusa perfecta para tratarlos de herejes y comenzar una persecución implacable.

Todos estos sucesos llenos de enigmas y secretos  le otorgaron a la región un cierto marco de misterio y llegado el siglo XIII toda la zona de Languedoc paso a ser una amenza peligrosa para la Iglesia Católica ya que la mayoría de los habitantes de allí respondían a mandatos cátaros.

Así, en 1215 comenzó una persecución que con el tiempo dio nacimiento a la Santa Inquisición.

Para recorrer todos estos acontecimientos el viaje comienza conociendo los lugares donde los cátaros fueron perseguidos y muertos.

El primer castillo para visitar es el de Montségur donde se inició la primera expulsión de los religiosos en el año 1244, luego los acontecimientos fueron siendo cada vez peores y los cátaros comenzaron a ser asediados, rechazados por el pueblo y asesinados.

El lugar principal donde se ideo la destrucción de los cátaros fue la ciudad de Toulouse, una de las más famosas del país, donde fuera quemado vivo el prefecto Pierre Authie justo frente a las puertas de la catedral.

Siguiendo el recorrido se encuentra el Convento de los Jacobinos, lugar donde fue rubricada la orden llamada dominicana que le dio mayor ímpetu a la persecución.

Enseguida nos encontraremos con la ciudad de Albi, lugar que era la sede central de la operación llamada “cátara o albigense”, hoy una ciudad hermosa.

Los castillos y fortalezas que  pueden ser visitados en esta ruta turística de los cataros son visitarse  Villerouge Termenes, Termes y Aguilar, Arques, Pularens, Montesgur, Roquefixada y Lavelanet y Quéribus.
La ciudad más famosa de la ruta de los castillos cátaros es sin dudas Carcasota, una urbe fortificada, colmada de edificios imponentes como la basílica gótica de San Nazario o la Montaña negra donde se encuentran diversos castillos.

Un viaje ideal para los apasionados por la historia y la cultura de esa época, con un toque de misterio y aventura así es la ruta de los castillos cátaros.

Insertar un comentario: